martes, 13 de noviembre de 2012

Cuando me comunican una mala noticia


Comunicar malas noticias es, probablemente, una de las tareas más difíciles que deben enfrentar los profesionales de la salud. Los profesionales que trabajan en unidad coronaria, terapia intensiva, sala de emergencias y oncología pueden verse enfrentados con el hecho de tener comunicar malas noticias con mucha frecuencia y esto puede ser un motivo de gran ansiedad.
Los receptores de las malas noticias difícilmente olvidan dónde, cuándo y cómo les fue comunicada una mala noticia 
Es así que resulta imprescindible que los profesionales involucrados en estos procesos reciban educación y entrenamiento para adquirir habilidades para desarrollar una comunicación eficiente de malas noticias.

¿QUÉ ES UNA MALA NOTICIA?
Podemos definir mala noticia a aquella que drástica y negativamente altera la perspectiva del paciente en relación con su futuro. De esto se desprende que lo “malo” de la noticia depende de cuál es la perspectiva del paciente en relación con su futuro, perspectiva única e individual.
Las malas noticias suelen vincularse a situaciones terminales, pero incluyen otras, como informarle a una embarazada el hallazgo de una malformación en su hijo o a una adolescente que padece diabetes.
Además, un momento inadecuado podría ser otro ejemplo de mala noticia, como la necesidad de una angioplastia durante la semana del casamiento de una hija, o una incompatibilidad laboral, como el diagnóstico de temblor esencial en un cirujano cardiovascular.

Factores sociales
En este momento, la mayoría de las culturas occidentales tienen como principios básicos la juventud,
la salud y la riqueza. No se busca aquí abrir juicios de valor sobre estos conceptos, sino sólo señalar la
visión general en la mayoría de las naciones desarrolladas.
Aquellos que no reúnen estos principios son marginales: viejos, enfermos y pobres. Cuando le decimos a un paciente que está enfermo de algo le estamos diciendo que su valor .social. está disminuyendo.
Esta sensación es aún más dolorosa cuando la mala noticia implica el riesgo de morir.
Factores del paciente
Es muy difícil estimar el impacto de una enfermedad en un paciente desde nuestro propio conocimiento de
esa enfermedad. Muchos pacientes asumen con total naturalidad enfermedades que para nosotros serían tremendas.
El impacto de una enfermedad sobre un paciente puede evaluarse solamente en el contexto de la
propia vida del paciente. Existen técnicas (que se detallan más adelante) que nos permitirán entender mejor
el impacto de una enfermedad sobre el paciente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada